Carrer Nord, 42 - 17600 Figueres - Girona
Recaída en el consumo de drogas

La Recaída en el Consumo de Drogas: El Nuevo Desafío

¿Qué supone una recaída en el consumo de drogas?

La recaída en el consumo de drogas es un proceso que va desde un estado de abstinencia sostenida hasta el consumo activo. Para hablar de ella, la persona tuvo que haber estado sobria y haber realizado cambios significativos de conductas durante un periodo de tiempo considerable.

El carácter crónico de la adicción implica que la recaída puede ser parte del proceso para algunas personas. Sin embargo, los tratamientos más recientes están diseñados para ayudar a evitar que esto suceda. Cuando una persona sufre una recaída, es una señal de que debe consultar con su médico o centro de desintoxicación para ajustar o modificar el tratamiento.

Índice de recaída en consumidores de drogas

Los índices de recaída en el consumo de drogas son similares a los de otras enfermedades crónicas, oscilando entre un 40% y un 60%. Si una persona deja de seguir el plan de tratamiento, es probable que sufra una recaída. Mantener un compromiso constante con el plan de trabajo es esencial para prevenir recaídas.

Consecuencias de una recaída

Aunque la recaída es normal en la recuperación, puede ser peligrosa y hasta mortal, especialmente con ciertas drogas. Volver a consumir la misma cantidad de droga que antes puede llevar a una sobredosis, ya que el organismo ya no está acostumbrado al nivel de exposición anterior. Una sobredosis puede poner en peligro la vida o causar la muerte, destacando la importancia de buscar ayuda profesional ante una recaída.

Consejos para evitar recaer en el consumo de sustancias

La recaída tras una terapia en un centro de desintoxicación es más común de lo que sería deseable. Por eso te vamos a dar unas pautas para fortalecer el apego a la vida y evitar situaciones que puedan llevarnos a consumir de nuevo.

Reconocer los desencadenantes de consumo: Es esencial identificar situaciones, emociones o entornos que puedan desencadenar el deseo de consumir drogas. Reconocer estos desencadenantes permite desarrollar estrategias para enfrentarlos de manera saludable.

Contar con una red de apoyo: El respaldo de amigos, familiares y grupos de apoyo es crucial. Compartir experiencias y recibir apoyo emocional puede marcar la diferencia en la prevención de recaídas.

Evitar situaciones relacionadas con la adicción: Alejarse de lugares o actividades vinculadas a la adicción reduce las tentaciones. Evitar estas situaciones disminuye las posibilidades de recaer.

Tener cuidado con las microdecisiones: Durante las primeras semanas de sobriedad, la vigilancia debe ser constante. Las pequeñas decisiones pueden acumularse y aumentar las probabilidades de recaída. Mantener una actitud cautelosa es crucial.

Aprender a regular los estados emocionales: Desarrollar habilidades para gestionar emociones negativas o desafiantes es fundamental. Aprender a lidiar con el estrés y la ansiedad sin recurrir a sustancias contribuye a una recuperación sólida.

Identificar y desarrollar aficiones: Superar la adicción puede dejar un vacío significativo. Llenar ese espacio con actividades satisfactorias y placenteras es esencial. Establecer nuevas metas y aficiones supone un estímulo positivo que ayuda a evitar las recaídas en el consumo de drogas.

Unirse a un grupo de apoyo: Participar en grupos de apoyo, como Alcohólicos Anónimos o Proyecto Hombre, proporciona un entorno donde se comparten experiencias y se encuentra apoyo mutuo. La conexión con personas que atraviesan desafíos similares fortalece la resiliencia.

Potenciar el autocuidado: Durante las primeras semanas de recuperación, es común experimentar síntomas de abstinencia. Fomentar hábitos saludables, como el ejercicio y una dieta balanceada, mejora la calidad de vida y reduce el riesgo de recaída.

Acudir a un psicoterapeuta: Buscar ayuda profesional es esencial. Un psicoterapeuta puede ofrecer apoyo emocional, estrategias de control y herramientas para mantener la sobriedad.

En resumen, la prevención de recaídas requiere un enfoque integral que aborde los aspectos físicos, emocionales y sociales de la adicción. Reconocer los desencadenantes, contar con un sólido sistema de apoyo y cuidar el bienestar son elementos clave en el camino hacia una recuperación duradera. La recaída no indica un fracaso en el tratamiento, sino una oportunidad para ajustar y fortalecer el camino hacia la sobriedad.

También te puede interesar
Consejos para evitar las drogas
Consejos para prevenir las drogas

Vivir en una sociedad donde las drogas están presentes es un reto, especialmente para los jóvenes. Por ello, es crucial contar con consejos para prevenir las drogas y así evitar que los adolescentes caigan en el mundo de las adicciones.

Leer más »
vivir con adicto a la cocaína
Vivir con un adicto a la cocaína

Vivir con un adicto a la cocaína deteriora las relaciones familiares y la salud mental de todo el entorno. Esta situación genera sentimientos de desesperación, incertidumbre, rabia y tristeza. Las familias, enfrentadas a las consecuencias de la adicción, suelen sentirse

Leer más »
Open chat
Hola!! te puedo ayudar?
Hola
No dudes en preguntar